Roma

Llegamos a Roma, la ciudad eterna. Con un calor... ¡de morirse! Gracias a Dios nosotros ya cocíamos Roma, pasamos allí un puente de la Inmaculada de hace 4 años. Cuatro días y no fueron bastantes para verlo todo, así que, como sucedió en Florencia, la visita no estuvo mal teniendo en cuenta el tiempo del que disponíamos.

Después de una visita panorámica en el autobús, imprescindible parada en el Coliseo romano para hacerse la foto de rigor (nada de entrar, que no había tiempo para colas).


Tras el Coliseo, la plaza de España, que por fin pude disfrutar en todo su esplendor pues cuando vinimos la otra vez la iglesia estaba cubierta por lona y andamios.
Otra cosa con la que me quedo de este paseo por Roma es con los divertidos comentarios y anécdotas de nuestra guía italiana, una chica muy extrovertida y gesticulera (es decir, una típica italiana).

Datos curiosos como que la fuente de la plaza de España tiene forma de barco porque en una de las inundaciones que sufrió Roma un barco llegó hasta allí. O que las escalinatas de la plaza se construyeron para unir la iglesia de Santa Trinitá dei Monte con la embajada de España a ver si mejoraban las relaciones entre España y Francia pues la iglesia es francesa.
En Roma cada nación tiene su iglesia, de tal manera que cualquier persona (de un país que haya sido históricamente católico supongo) que acuda a Roma pueda escuchar una misa en su idioma.

Otro dato: si váis a Roma podréis daros cuenta de que delante de cada iglesia hay un obelisco. Estos "obsequios" egipcios que los romanos se traían en conmemoración de batallas y territorios conquistados fueron derribados al considerarse como un elemento pagano con la llegada de los Papas. Los obeliscos se encontraban simplemente tirados por los suelos de Roma hasta que a Sixto V se le ocurrió la genial idea de utilizarlo como postes de señalización para los numerosos peregrinos que visitaban la ciudad Santa.

Roma es la ciudad con más obeliscos del mundo (un total de 13). Cuenta con el mayor del mundo situado frente a la catedral de Roma (S. Juan de Letrán) y el segundo más alto se colocó en la plaza de San Pedro en el Vaticano.

Después de visitar la plaza de España le tocó el turno a otro sitio emblemático de Roma: la fontana de trevi. Cualquier persona que haya estado allí sabe de su belleza que sorprende aún más por el sitio en el que está, en medio de una minúscula plaza, la doblar una esquina no te esperas encontrar esa "peaso de mole" que es la fontana. Bellísima.

Por supuesto, cumplimos otra vez con la tradición que manda echar una moneda de espaldas, con la mano derecha sobre el hombro izquierdo para volver a Roma otra vez.

Antes un mendigo de la ciudad recogía las monedas (un mendigo que ya debió dejar de serlo porque el volumen de turistas que pasa por allí haciendo el truquito de la moneda es realmente ingente) pero actualmenet es el Ayuntamiento de la ciudad quien recoge todas las noches las monedas y las destina a la beneficencia.

Continuemos nuestra visita. Ahora le toca el turno al Panteon. Uno de los pocos templos de la época romana clasica que se libró de ser destruido. (Los romanos fueron los pioneros del "reciclaje y para la construcción de las nuevas iglesias utilizaban la roca y piedras de los antiguos templos clásicos). Sin embargo, en este caso el templo pagano fue "reconvertido" en iglesia salvándose su estructura original.Es el primer caso de un templo pagano convertido al culto cristiano. Por esta razón fue el único edificio de la Antigua Roma que permaneció intacto y en uso ininterrumpido.Impresiona ver el "óculo", es decir el agujero que se encuentra en la parte superior, pero debe ser aún más impresionante verlo cuando llueve pues es un agujero real que "cala" de verdad...

Siguiente parada: piazza Navona. La forma de esta plaza deja ver su anterior utilización: un antiguo estadio. La fuente de la foto es la fuente de los cuatro ríos de Bernini. Cada una de las estatuas representa un río (Nilo, Ganges, Danubio, Río de la Plata) y a su vez un continente formando el conjunto la tierra ya que antiguamente sólo se conocía la existencia de cuatro continentes. Es curioso también observar cómo la estatua que representa al río Nilo tiene la cabeza tapada con una sábana ya que no se conocía su nacimiento.


Las otras dos fuentes que decoran plaza Navona son la Fuente del Moro y la Fuente de Neptuno, obras de Giacomo della Porta.
La Fuente del Moro, bajo las ventanas de Palazzo Pamphili, fue embellecida por el Bernini, colocando uno de sus usuales delfines sujetando sobre la cola un caracol. La fuente inicialmente fue llamada "del Caracol", pero no gustaba ni a los Pamphili ni al pueblo, por lo que fue sustituido por "el Moro", un busto de etiope, que dio nombre a la fuente.

Al otro lado de la plaza esta la de Neptuno, la cual, no teniendo una Doña Olimpia que la protegiese, permanecio durante bastante tiempo abandonada, sin la estatua central: esta resale a 1873, cuando el ayuntamiento de Roma, despues de un concurso, concedio la obra al siciliano Zappalà y al romano Della Bitta, autor del Neptuno.

Otra de las historias curiosas referidas a la Piazza Navona es que solían cerrar los desagues de las 3 fuentes, dejando desbordar el agua hasta cubrir la parte central de la plaza, que era concava. Nobles y pobres se divertian: los primeros atravesando la plaza a caballo o en carroza, los segundos revolcandose y empujando al agua las carretas. El "lago de plaza Navona" se convirtió en una costumbre estiva y por casi dos siglos, el sabado y el domingo del mes de agosto, la plaza de inundaba, hasta que en 1866, Pio IX suspendio la diversion.
A partir de 1870, con Roma capital de Italia, plaza Navona fue pavimentada y fue construida la acera central: esto significa que la plaza se hizo convexa en lugar de concava, haciendo imposible el reestablecimiendo del "lago". Pero esto no elimino definitivamente el caracter ludico-festivo de la plaza: durante la Epifania la plaza se llena de puestos, juguetes, Befanas o Papa Noeles, casi no queriendo abandonar el juego y la alegria que durante siglos la han acompañado, de lo que puedo dar fe pues en nuestro anterior viaje a Roma por Navidad la plaza estaba repleta de puestecitos de adornos de Navidad maravillosos.


Y por fin terminamos nuestra meteórica visita a Roma en el Vaticano. A estas alturas de la tarde con un calor de unos 45 grados y teniendo en cuenta que ya habíamos visitado el Vaticano, nos metimos en una cafetería con aire acondicionado a disfrutar de un capuccino italiano mientras el resto del grupo hacía cola al sol para entrar.

To be continued....

Próxima parada: Nápoles y Pompeya.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Mil soles espléndidos


El libro que me ha acompañado durante todo el crucero ha sido este, "Mil soles espléndidos" de Khaled Hosseini. Segundo libro del autor de "Cometas en el cielo".
Ayer vi la película y me "jarté" de llorar todo lo que quise, sólo me queda leer el libro que cogeré en la biblioteca en cuanto me acabe el de Moccia que acabo de coger.
El escritor afgano Khaled Hosseini, exiliado en Estados Unidos, vuelve a utilizar la dramática historia de su país como escenario de una novela. En esta ocasión aborda las vidas de dos mujeres, Mariam y Leila, que sufren los rigores de la política y la sociedad afganas.
Mariam es hija de Yalil, un hombre de negocios de Herat que tiene tres mujeres y nueve hijos legítimos, entre los que no se encuentra Mariam, una harami, fruto de los amores ilícitos con Nana, una de sus criadas. Nana y Mariam viven apartadas de la familia de Yalil en una aldea cercana a Herat y reciben una vez a la semana la visita de Yalil. Mariam vive allí hasta los 15 años, acompañada del sufrimiento de su madre, que la advierte en numerosas ocasiones del futuro desgraciado que la aguarda.
A los quince años, la fuerzan a contraer matrimonio con Rashid, un zapatero de Kabul que se ha quedado viudo, treinta años mayor que ella.
La guerra civil que vive Afganistán deja su huella en todas las familias, también en Leila, una muchacha vecina de Mariam. Rashid le salva la vida y la pide en matrimonio.
Aunque al principio la relación entre Mariam y Leila es insostenible, poco a poco nace entre ellas una entrañable solidaridad. Pero estamos en Afganistán, los talibanes han llegado al poder y todavía queda mucho por sufrir.
Hacía tiempo que un libro no conseguía emocionarme hasta las lágrimas, ni que leía algo escrito por un hombre que reflejara tan profunda e intensamente los sentimientos de una mujer.
Es un libro que no sólo me abrió las puertas de un mundo y una cultura totalmentes desconocidos para mí, sino que además es emocionante y hace que no puedas soltarlo.
Aunque lo que quizás me haya sorprendido más de todo haya sido comprobar las fechas mientras iba leyendo... 1992, aquí salía yo con mi primer chico, 1998 terminaba la carrera, 2000 me casé... y mientras tanto en la vida de estas mujeres... es que no estamos hablando de la Edad Media, sino de la actualidad, que aún existen maridos que obligan a sus mujeres a vestir el burka, que existen mujeres lapidadas por adulterio... no quiero destriparos el libro, pero se te ponen los pelos de punta.
Otro libro más para apuntaros en vuestra lista de libros por leer. No digo más que mi madre está emocionada con él y eso que no es de leer mucho. Y un dato más a su favor: sinceramente, me ha gustado más que el famoso Milenium 1, que si, no está mal, pero no se si es para tanto...

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Florencia

Llegamos a Florencia, la ciudad que más me ha gustado de todo nuestro viaje. No me decepcionó en absoluto (a pesar de lo que ya hemos comentado otras veces sobre las altas espectativas y de que únicamente disponíamos de unas horas para disfrutar de una ciudad que se merece por lo menos, por lo menos dos días completos).
Comenzamos nuestro recorrido por la Iglesia de la Santa Croce, la iglesia franciscana más grande del mundo, que acoge sepulturas de personajes tan ilustres como Miguel Angel, Maquiavelo, Rossini o Galileo Galilei.
Esta basílica es conocida por ser el lugar donde Stendhal padeció los síntomas de vértigo, palpitaciones, confusión, etc, llamándose a partir de ese momento Síndrome de Stendhal cuando un individuo sufre estos síntomas al ser expuesto a una sobredosis de belleza artística.
Por desgracia cuando llegamos no se encontraba abierta y únicamente pudimos admirar su fachada donde me llamó la atención la estrella de David, por ser la única iglesia en el mundo que tiene este símbolo judío.

A continuación llegamos a la piazza della signoria presidida por el Palazzo Vecchio (palacio viejo) y su alta y característica torre.


La plaza es como un museo al aire libre, repleta de turistas sacando fotos y estatuas por doquier, tanto enfrente del Palazzo Vecchio (donde se encuentra, entre otras, una réplica del famoso David de Miguel Ángel



como debajo de estos arcos que forman el corredor (loggia) de la Señoría.


Otro de los punto fundamentales de Florencia es el Duomo o catedral. Increible, impresionante. De hecho, no había manera de que saliera la catedral entera en una foto, se salía, se desparramaba por todos los lados. Lo más característico de la Basílica de Santa María dei Fiore (que es su nombre completo) es su cúpula, creada por Brunelleschi. Aunque la cúpula del Vaticano sea mayor por fuera ésta es la mayor por dentro (que es lo realmente importante porque lo de fuera digamos que es sólo lo que lo recubre para proteger la cúpula interior.


Hasta aquí me tuve que ir para poder ver la cúpula, el hecho de que esté encajonada entre calles no hace fácil poder disfruatrla en todo su esplendor, aunque más adelante descubrimos un emplazamiento magnífico para ver todo Florencia. Pero no adelantemos acontecimientos...


Pasamos por algunas de las demás iglesias y palazzos que Florencia nos ofrecía antes de detenernos en el lugar que más me enamoró de Florencia.

Santa María Novella, cuyos arcos bicolores pueden hacerte pensar en el estilo mudejar o similar y sin embargo se trata de un elemento típico del Gótico florentino. San Lorenzo otra de las iglesias diseñadas por Brunelleschi. Iglesia de Santa Felicita. A esta pobre iglesia apenas se la ve, tapada como está por el corredor vasariano, del que hablaré más adelante.

Palazzo Pitti


Y por fin, allí a lo lejos... el Ponte Vecchio. Y diréis: "pues vaya cosa". Efectivamente las fotos no reflejan su belleza, pues a mí tampoco me la transmitieron cuando me informé bien antes de partir, pero es un lugar encantador.

Antiguamente era normal que en los puentes se colocaran tiendas y establecimientos, pero actualmente este es el único puente de piedra que queda en pie en todo Europa.

Los establecimientos que se encontraban en este puente eran de alimentación, pero esto lo cambió el Gran Duque Cosme I de Médici.

El gran Duque se casó con Leonor de Toledo y para protegerla de la tuberculosis reinante en la ciudad, se trasladaron del Palazzo Vecchio al Palazzo Pitti (al otro lado del río). A la nueva esposa el Palazzo Vecchio le parecía muy frío y gastó parte de su dote en mudarse al Palazzo Pitti y crear los maravillosos Jardines de Boboli.

La foto ha sido cedida amablemente por San Google pues no pudimos entrar.

El caso es que el Gran Duque debía realizar todos los días el paseo del Palazzo Pitti al Palazzo Vecchio donde seguía atendiendo los asuntos de Estado y claro, no podía juntarse con la plebe para realizar tal trayecto por lo que mandó contruir el corredor vasariano.

Esta foto (ésta sí que es nuestra) la hicimos sobre el Ponte Vecchio, se pueden ver las tiendas debajo y al corredor corresponderían esas ventanas circulares.


Ésta es la otra cara del puente. El corredor vasariano está en el último piso, donde se encuantran las ventanitas cuadradas.Véis el arco que se encuentra a mi derecha, por ahí continúa el corredor hasta la galería Ufizzi.


Fue Cosme I quien mandó cambiar el mercado de carne que se encontraba en el puente por establecmientos dedicados a la venta de oro ya que le desagradaba el olor que de allí se desprendía cada vez que tenía que pasar por encima del puente.

No se si lo apreciáis pero un anillo de los sencillitos cuesta 445 euros. Haceos una idea de que eso era lo más barato que había por allí. Mucho turista mirando pero absolutamente nadie dentro de las tiendas. A mí los que más me gustaron fueron estos camafeos.


No se ve muy bien, pero algunos de color azul parecían de tres dimensiones, eran bellos y misteriosos... y carísimos.

En fins, otra cosa que me llamó muchísimo la atención fueron los "cerramientos" de las tiendas. Tenían unas "tapas" de madera que se subían y bajaban con un sistema de poleas. Me imagino que la tienda al cerrarse daría la impresión de un viejo cofre del tesoro. Podéis verlo en la foto del corredor vasariano pero aqui os lo pongo con más detalle.

Ya se nos terminaba nuestro escaso tiempo en esta maravillosa ciudad, pero aún quiso hacernos un último regalo antes de partir, una imagen que llevaremos siempre guardada en la memoria. Desde la plaza Michelangelo le dijimos adios. Adios Florencia. Hasta pronto.Ya se Elena que se me quedaron muchas cosas por ver. Estoy deseando que tú me completes un poco la visita con tus comentarios... debió ser maravilloso vivir en esta ciudad durante un tiempo. Se merece un post ¿no?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Postales de verano

Segundo paréntesis, (a este paso no acabo nunca) pero es que este verano merecía al menos un post de buenos momentos.
No tengo nada que decir, porque las imágenes lo reflejan todo.
¡¡¡Me encanta el verano!!!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Pisa

Después de este breve paréntesis (e interesantísimo debate) continuamos el relato de nuestra andanzas por el Meiterráneo. Siguiente parada: el puerto de Livorno.

Una atentísima guía llamada Loretta nos acompañó en nuestro viaje en autobús de Livorno a Pisa, amenizándonos el viaje con un montón de anécdotas de los lugares que íbamos a visitar (por cierto, no se os ocurra llamar Loreto a ninguna Loretta italiana pues significa "loro")
Al llegar a Pisa la vista de la piazza dei Miracoli te daja con la boca abierta, al igual que el escritor que le puso nombre. Por lo visto este nombre (plaza de los milagros) fue creado por el escritor y poeta italiano Gabriele d'Annunzio quien, en su novela Forse che sì forse che no (1910) describió la plaza de esta manera:

L’Ardea roteò nel cielo di Cristo, sul prato dei Miracoli.
que significa: «El Ardea rotó sobre el cielo de Cristo, sobre el prado de los Milagros.»

Vamos, algo así como que aquella maravilla de plaza era un auténtico milagro.

El conjunto arquitectónico de esta plaza está formado por el Baptisterio, la catedral, el campanario (la famosa torre de Pisa) y el campo Santo.

Resumiendo lo que nos contó la guía (mucho, mucho) los pisanos querían demostrar al mundo que eran los mejores de los mejores y construyeron esta imponente catedral con mármoles y otras piedras de gran valor que cogían de las diversas batallas que ganaban.

Es por esto que en la fachada principal encontramos diversos tipos de mármol en las columnas.

Cuentan una superstición sobre una columna de mármol rojo (señalada con una flecha en la foto) y es que si una mujer la mira durante un minuto conseguirá que su marido le sea fiel... un día!!!! (las mujeres pisanas no confían mucho en sus marido por lo que se ve) y además no se puede acumular (vamos que no podías estar 7 minutos e ir una vez a la semana, sólo se podía mirar 1 vez al día).

Después tenemos la conocidísima Torre de Pisa (si, si, nos hicimos la foto chorra aguantando la torre... jejeje)

La Torre inclinada de Pisa es el campanario de la catedral y su inclinación no ocurrió a lo largo de los años sino que ya comenzó desde el principio.

Después que se construyera la tercera planta en 1178, la torre se inclinó hacia el norte, debido a unos cimientos débiles (tres metros), en un subsuelo inestable. El diseño de esta torre era imperfecto desde su comienzo y su construcción cesó durante un siglo, debido a las guerras entre los pisanos y los estados vecinos. Este lapso permitió al suelo asentarse, de otro modo la torre se habría derrumbado.

En 1272 la construcción fue retomada por Giovanni di Simone, arquitecto autor del camposanto. Se añadieron entonces cuatro nuevas plantas las que fueron construidas con cierto ángulo con objeto de contrarrestar la inclinación. Por eso si te fijas bien la torre no está simplemente inclinada sino que tiene forma de banana.

Los intentos por corregir la inclinación de la torre han sido muchos algunos de ellos en lugar de enderezarla la han hundido aún más:

- Pocos años después de finalizada la torre muchos de los elementos de piedra originales realizados en mármol de San Giuliano fueron sustituidos, cambiándose por mármol blanco de Carrara (menos pesado)

- En 1838 el arquitecto Alessandro Della Gherardesca excavó un camino alrededor de la torre para hacer visible la base. Esto causó una inundación de la base y de nuevo un incremento de su inclinación.

- En 1934 Benito Mussolini ordenó colocar la torre en posición vertical, por lo que se vertió cemento en su base, para evitar filtraciones. Como resultado la torre se hundió aun más en la tierra reblandecida.

- Por fin en 1964, el gobierno de Italia pidió ayuda para prevenir la caída de la torre. Un conjunto de ingenieros, matemáticos e historiadores se asignó al proyecto y debatieron sobre los métodos de estabilización en las Islas Azores. Tras dos décadas de trabajo, la torre fue cerrada al público en enero de 1990.

Después de una década de esfuerzos de reconstrucción y estabilización, la torre fue reabierta al público el 15 de diciembre de 2001. Muchos métodos se propusieron para estabilizar la torre, incluyendo añadir 800 toneladas métricas de plomo de contrapeso. La solución final para corregir la inclinación fue eliminar 38 m³ de tierra de la zona inferior a la base. La torre ha sido declarada estable por al menos otros 300 años:
Las labores de consolidación han permitido que la inclinación sea la que tenía en 1700, 3,99 metros.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Comunidad

Hago un paréntesis en el relato de nuestras vacaciones pues estuve estos días escuchando cosas realmente importantes que quisiera compartir con vosotros.

Todos sabéis ya que soy creyente pues no es ningún secreto, aunque a menudo me cueste reconocerlo ya que hoy en día no es fácil ser católico. Desde el momento en que lo dices parece que cae sobre tí el peso de todos los pecados de la Iglesia por los que debes responder, y no sólo eso, sino que además la imagen mental que aparece en la mente de la mayoría de tu auditorio al decir esta palabra suelen ser sinónimos como carca, beata, ñoña, santurrona, etc.

Qué dificil es hacer ver que se puede vivir la fe de otra manera, que se puede ser cristiano y al mismo tiempo vivir en el mundo y ser una persona moderna y "normal".
En fins, aún a riesgo de seguir aumentando mi caché de desfasada os diré que he estado escuchando a gente muy interesante.

Fe y Vida, la comunidad a la que pertenezco organizó un retiro estos días al cual estaban invitados representantes de la comunidad Alleluia de Augusta (Georgia, EEUU).
Se trata de una comunidad ecuménica, en la que conviven protestantes y católicos, cerca de 800 personas que tratan de seguir a Cristo bajo el mismo espíritu de las primeras comunidades cristianas.
Eran perseverantes en:
la enseñanza de los apóstoles,
la comunión, la fracción del pan y las oraciones.
Se repartía a cada uno según su necesidad.
Según nos contaron cada persona entrega su sueldo a la comunidad al principio de cada mes y después la comunidad reparte a cada uno según la necesidad.
Es algo que aquí en España no se ve mucho y que sin embargo, yo creo que es el futuro de la Iglesia.

En mi corta andadura por estos caminos, una comunidad de este estilo que conocí en España fue la de "Pueblo de Dios" en Huelva. Guardo muy gratos recuerdos de aquella semana que pasamos allí hace ya... pufff, la tira de años, fue cuando Pedro y yo comenzamos a salir... aunque esa comunidad merece su propio post, pero bueno, para que vieráis que existen comunidades como la de Augusta en España, aunque ciertamente no tan numerosas.

Total, que tenía un montón de cosas en la cabeza que quería compartir y ahora me he quedado en blanco, sin saber por donde comenzar...

No quiero dar sermones, no soy nadie para darlos. Sólo quería hablar de ello, quería no avergonzarme de lo que soy.

No se puede transmitir en unas líneas todas las emociones que te desbordan cuando estás en oración y sin embargo creo que hay que plasmarlo, para que se oiga, que hay más que cuatro locos por el mundo, que existen otras formas de seguir a Jesús hoy, y quizás alguien, al leer unas líneas sienta al menos curiosidad por saber, por conocer, no al Dios muerto que le enseñaron sino a un Dios vivo que habla de verdad.
Bueno, creo que lo dejaré aquí.
Sólo una pequeña pregunta por mera cursiosidad, ¿alguno de los que me leéis que no sois cristianos conocíais la existencia de este tipo de comunidades en la actualidad?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Villefrance


Nuestra primera parada fue un pequeño pueblecito del Sur de Francia llamado Villefranche Sur mer, como el puerto es demasiado pequeño como para que entre el barco el desembarco se hace a través de unas lanchas.

La verdad es que no tuvimos mucho tiempo para admirar el puerto porque sólo disponíamos de unas horas para disfrutar de Mónaco que se encuentra a unos 20 minutos en tren.

Como curiosidad puedo decir que en estas montañas se encuentra la mansion más cara del mundo.
El magnate ruso Mikhail Prokhorov ha pagado 300 millones de euros por esta peaso de choza llamada Villa Leopolda. Fue construida en 1902 por el Rey belga Leopoldo II y está rodeada de un jardín de ocho hectáreas con olivos, limoneros y naranjos.

Por estos lares también tienen casa otros famosos como Bono o Tina Turner.

En fins, después de babear un rato nos dirigimos a Mónaco. Tuvimos que hacerlo en el segundo tren que pasó pues el primero se llenó con la primera avalancha de cruceristas. En 20 minutos pasó el siguiente y pudimos ir cómodamente sentados así que casi mejor.

Llegamos a Mónaco el segundo país más pequeño del mundo (por detrás del Vaticano, que también visitamos en este viaje). El nombre de Mónaco (significa monje en italiano) le viene porque en el siglo XIII los Grimaldi se disfrazaron de monjes y escondieron las espadas bajo sus hábitos. De esta forma mataron a sus anteriores ocupantes y se hicieron con la ciudad.

Bueno, aquí estoy yo posando ante el puerto de Mónaco (pretendía poner cara de interesante para fardar de las gafas a lo Victoria Beckham que me compré en los chinos por 5 euros, pero sólo me salió cara de borde... jejeje)
Nos dimos un paseo por el puerto y después iniciamos la ascensión de la Roca. Aqúí encontramos el palacio de los Grimaldi

y la catedral donde se encuentran enterrados todos los miembros fallecidos de la familia real monegasca, entre ellos la archifamosa Grace Kelly (de la que me costó reconocer su tumba ya que su nombre se encuentra escrito en latin Gratia Patricia)

Después decidimos coger este trenecito turístico que hacía un recorrido por las partes más importantes del principado con una audioguía en un montón de idiomas (entre ellos castellano) que te lo va explicando todo.

Desde este tren pudimos ver el conocido casino de Montecarlo rodeado de coches lujosos y turistas haciendo fotos.

Y es que todo el lujo de Montecarlo tiene su razón de ser. Mónaco es un paraíso fiscal. Sus ciudadanos no pagan impuestos, por lo que los ricos se pegan por ir a vivir a Mónaco, así que han tenido que establecer una serie de requisitos:

- Tener 240.000 euros en la cuenta del banco.

- Adquirir una casa en Mónaco (cuyo precio es verdaderamente desorbitado) y vivir al menos seis meses allí.


Así no es de extrañar encontrarte multitud de descapotables y coches último modelo por sus calles.

Una ciudad sin duda llena de glaour y elegancia pero que no la cambio por nada por mi Santander.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS