Roma

Llegamos a Roma, la ciudad eterna. Con un calor... ¡de morirse! Gracias a Dios nosotros ya cocíamos Roma, pasamos allí un puente de la Inmaculada de hace 4 años. Cuatro días y no fueron bastantes para verlo todo, así que, como sucedió en Florencia, la visita no estuvo mal teniendo en cuenta el tiempo del que disponíamos.

Después de una visita panorámica en el autobús, imprescindible parada en el Coliseo romano para hacerse la foto de rigor (nada de entrar, que no había tiempo para colas).


Tras el Coliseo, la plaza de España, que por fin pude disfrutar en todo su esplendor pues cuando vinimos la otra vez la iglesia estaba cubierta por lona y andamios.
Otra cosa con la que me quedo de este paseo por Roma es con los divertidos comentarios y anécdotas de nuestra guía italiana, una chica muy extrovertida y gesticulera (es decir, una típica italiana).

Datos curiosos como que la fuente de la plaza de España tiene forma de barco porque en una de las inundaciones que sufrió Roma un barco llegó hasta allí. O que las escalinatas de la plaza se construyeron para unir la iglesia de Santa Trinitá dei Monte con la embajada de España a ver si mejoraban las relaciones entre España y Francia pues la iglesia es francesa.
En Roma cada nación tiene su iglesia, de tal manera que cualquier persona (de un país que haya sido históricamente católico supongo) que acuda a Roma pueda escuchar una misa en su idioma.

Otro dato: si váis a Roma podréis daros cuenta de que delante de cada iglesia hay un obelisco. Estos "obsequios" egipcios que los romanos se traían en conmemoración de batallas y territorios conquistados fueron derribados al considerarse como un elemento pagano con la llegada de los Papas. Los obeliscos se encontraban simplemente tirados por los suelos de Roma hasta que a Sixto V se le ocurrió la genial idea de utilizarlo como postes de señalización para los numerosos peregrinos que visitaban la ciudad Santa.

Roma es la ciudad con más obeliscos del mundo (un total de 13). Cuenta con el mayor del mundo situado frente a la catedral de Roma (S. Juan de Letrán) y el segundo más alto se colocó en la plaza de San Pedro en el Vaticano.

Después de visitar la plaza de España le tocó el turno a otro sitio emblemático de Roma: la fontana de trevi. Cualquier persona que haya estado allí sabe de su belleza que sorprende aún más por el sitio en el que está, en medio de una minúscula plaza, la doblar una esquina no te esperas encontrar esa "peaso de mole" que es la fontana. Bellísima.

Por supuesto, cumplimos otra vez con la tradición que manda echar una moneda de espaldas, con la mano derecha sobre el hombro izquierdo para volver a Roma otra vez.

Antes un mendigo de la ciudad recogía las monedas (un mendigo que ya debió dejar de serlo porque el volumen de turistas que pasa por allí haciendo el truquito de la moneda es realmente ingente) pero actualmenet es el Ayuntamiento de la ciudad quien recoge todas las noches las monedas y las destina a la beneficencia.

Continuemos nuestra visita. Ahora le toca el turno al Panteon. Uno de los pocos templos de la época romana clasica que se libró de ser destruido. (Los romanos fueron los pioneros del "reciclaje y para la construcción de las nuevas iglesias utilizaban la roca y piedras de los antiguos templos clásicos). Sin embargo, en este caso el templo pagano fue "reconvertido" en iglesia salvándose su estructura original.Es el primer caso de un templo pagano convertido al culto cristiano. Por esta razón fue el único edificio de la Antigua Roma que permaneció intacto y en uso ininterrumpido.Impresiona ver el "óculo", es decir el agujero que se encuentra en la parte superior, pero debe ser aún más impresionante verlo cuando llueve pues es un agujero real que "cala" de verdad...

Siguiente parada: piazza Navona. La forma de esta plaza deja ver su anterior utilización: un antiguo estadio. La fuente de la foto es la fuente de los cuatro ríos de Bernini. Cada una de las estatuas representa un río (Nilo, Ganges, Danubio, Río de la Plata) y a su vez un continente formando el conjunto la tierra ya que antiguamente sólo se conocía la existencia de cuatro continentes. Es curioso también observar cómo la estatua que representa al río Nilo tiene la cabeza tapada con una sábana ya que no se conocía su nacimiento.


Las otras dos fuentes que decoran plaza Navona son la Fuente del Moro y la Fuente de Neptuno, obras de Giacomo della Porta.
La Fuente del Moro, bajo las ventanas de Palazzo Pamphili, fue embellecida por el Bernini, colocando uno de sus usuales delfines sujetando sobre la cola un caracol. La fuente inicialmente fue llamada "del Caracol", pero no gustaba ni a los Pamphili ni al pueblo, por lo que fue sustituido por "el Moro", un busto de etiope, que dio nombre a la fuente.

Al otro lado de la plaza esta la de Neptuno, la cual, no teniendo una Doña Olimpia que la protegiese, permanecio durante bastante tiempo abandonada, sin la estatua central: esta resale a 1873, cuando el ayuntamiento de Roma, despues de un concurso, concedio la obra al siciliano Zappalà y al romano Della Bitta, autor del Neptuno.

Otra de las historias curiosas referidas a la Piazza Navona es que solían cerrar los desagues de las 3 fuentes, dejando desbordar el agua hasta cubrir la parte central de la plaza, que era concava. Nobles y pobres se divertian: los primeros atravesando la plaza a caballo o en carroza, los segundos revolcandose y empujando al agua las carretas. El "lago de plaza Navona" se convirtió en una costumbre estiva y por casi dos siglos, el sabado y el domingo del mes de agosto, la plaza de inundaba, hasta que en 1866, Pio IX suspendio la diversion.
A partir de 1870, con Roma capital de Italia, plaza Navona fue pavimentada y fue construida la acera central: esto significa que la plaza se hizo convexa en lugar de concava, haciendo imposible el reestablecimiendo del "lago". Pero esto no elimino definitivamente el caracter ludico-festivo de la plaza: durante la Epifania la plaza se llena de puestos, juguetes, Befanas o Papa Noeles, casi no queriendo abandonar el juego y la alegria que durante siglos la han acompañado, de lo que puedo dar fe pues en nuestro anterior viaje a Roma por Navidad la plaza estaba repleta de puestecitos de adornos de Navidad maravillosos.


Y por fin terminamos nuestra meteórica visita a Roma en el Vaticano. A estas alturas de la tarde con un calor de unos 45 grados y teniendo en cuenta que ya habíamos visitado el Vaticano, nos metimos en una cafetería con aire acondicionado a disfrutar de un capuccino italiano mientras el resto del grupo hacía cola al sol para entrar.

To be continued....

Próxima parada: Nápoles y Pompeya.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

14 comentarios:

anele dijo...

Es que en Roma, estés el tiempo que estés, creo que siempre se quedaría corto.
Fíjate que cuando estuve en Florencia no fui a Roma (lo conocí hace años y prefería emplear mi dinero en tener la oportunidad de conococer otras ciudades) así que la tengo algo olvidad, pero estoy segura de que volveré algún día porque eché a la fuente la consabida monedita.
Me encantaría visitar el Panteón en un día de lluvia (tiene que ser curiosísimo).

Precisamente ahora tengo mono de leer cosas de Roma porque acabo de terminar la lectura de Angeles y Demonios (mejor no menciono nada sobre la adaptación cinematográfica).

Roma iba a ser nuestro destino de luna de miel, pero Japón le ganó la partida. Al fin y al cabo la tenemos más cerquita y una escapadita siempre será más viable que un viaje a Asia.

Bonito post. Estoy deseando ver qué te pareció Pompeya.

Candela dijo...

A Roma tengo que volver. Los 15 dias que pasamos alli hace dos años se nos hicieron cortos, eso si, lo vimos casi todo, por no decir todo. Pero chiquilla, cuanta gente que habia en las fotso que nos has puesto!! Ni loca viajaria yo en pleno agosto (primero porque mato al guiri seguro, y segudo porque me molestan las jaurias turisticas, erasmus y colas ridiculas que se forman. Con lo bien que se viaja en al segunda quincena de septiembre!!!

Lily dijo...

Que maravilla

chema dijo...

roma es impresionante. creo que no habría días suficientes para ver todos los monumentos antiguos que hay allí. pocas ciudades pertenecientes a las antiguas civilizaciones han crecido y evolucionado como roma, manteniendo al mismo tiempo su patrimonio artístico. las fotos, preciosas como siempre.

por cierto, te he dejado un premio en el último post de mi blog. ;)
besos

Inma dijo...

Roma es una ciudad fantástica. Tampoco pude visitar Trinidad, la iglesia de la Plaza de España, con mucho dolor porque allí se encuentra el cuadro de Santa Magdalena Sofía. Este cuadro tiene leyenda y está en todos los colegios Sagrado Corazón, a los que soy adicta jajaja.
Es un cuadro que adoro y me hubiera encantado ver el original que ya se me ha resistido dos veces. A la tercera visita a Roma lo veré jajajaja. ¿No es un buen motivo para volver?

Susana dijo...

Anele, estoy deseando leer tu post sobre Pompeya, que ya he visto que has escrito sobre ello.
Candela, es cierto, había muchisima muchisima gente, pero es la pega de las maravillosas vacaciones de los maestros, siempre son en temporada alta.
Chema gracias por tu premio, a ver si a la noche lo recojo que ahora me marcho a disfrutar de mi ultimo día de vacaciones... snif.
Inma, no sabía que había en esa iglesia un cuadro conocido, aunque supongo que lo que es es significativo para tí por su relación son los colegios del Sagrado Corazón. Ya nos contarás cual es esa leyenda.
Muchos besos a todos y lo dicho, que me voy a la playuqui...

Riesgho dijo...

A mí Roma no me impresiono tanto como esperaba. Quizás es que mis espectativas eran altas. En esta escala nosotros, acompañados de amigos que hicimos en el viaje, decidimos escaparnos por Roma a nuestro aire. Es verdad que tiene unos monumentos, fuentes y edificios alucinantes, pero luego la ciudad nos resulto gris. Habia calles, pegadas a la Fontana, que parecian sacadas de las pelis de la Loren., con sus tendales, sus desconchones, y su probreza.
Ya te digo que me decepcionó mucho.
En el Vaticano acabamos nuestra visita, y para variar, San Pedro estaba en obras y totalmente andamiado. Es que nosotros vayamos donde vayamos siemrpe lo importante está en obras. Tenemos fotos con andamios de muchas fachadas principales: Sagrada Familia, Notre Dame, San Pedro... Hasta se me trucoó ver la zona de los pintores impresionistas (una d emis preferidas) del lovre por algo parecido. Lo que digo, que nos persiguen los andamios, jaja
Me alegro que disfrutaras de Roma, pero espero la próxima escala con ansia. Pompeya fue una d emis preferidas.
Besinos.

Bertha dijo...

Jo que chulada y tu que lo cuentas tan bien?

Geno dijo...

Ahora sí que has llegado a mi punto débil, me encanta Roma y, como digo siempre ¡algún día volveré! Aunque gracias a tu post y a tus fotos acabo de darme una vueltecilla por allí muy agradable, jejejej

KIRA dijo...

Roma es una espinita que tengo clavada... desde hace unos 11 años, todavia tenemos pendiente mi marido y yo una escapadita en plan romantico, bua bua!!! Pero no pierdo la esperanza se que algun dia ire!!!
Tu sigue contando lo bien que lo pasasteis... y disfruta de ese ultimo dia de vacas en la playa.
BSTS

BLAS dijo...

Roma!! Me encanta. Aunque yo no la disfruté tanto como tú, puesto que fuí unos meses después de nacer mi hijo, se lo quedó mi madre y yo estaba con el síndrome responsabilidad materno-idiotil. Pero sí que ví tantas cosas fantásticas y cargadas de historia que me trae muy buenos recuerdos. No has mencionado la Via Condotti. Yo terminé conociendo todos sus adoquines y en várias de sus tiendas me alivié las penas esas de las que hablo arriba, jejeje. ¿No fuiste a ver los Museos Capitolinos? La Loba amamantando a los fundadores Rómulo y Remo, la estatua ecuestre de Marco Aurelio, etc, etc...? Y las cenas con mi marido las recuerdo súper románticas, en la Piazza Navona, en Via Veneto... Ayyynnnssss, tengo que volver a Roma.
Besos!!

LaEsperada dijo...

Hola!
Qué bonita Roma...

Luchete dijo...

Roma es una ciudad fantástica... Dios qué grandes recuerdos guardo de la Fontana di Trevi (cerquita de la tienda de Pinoccio) y de la Plaza de España...qué grande!!

Nápoles es bello tb, sobre todo la bahía...y Pompeia es literalmente espectacular...

Un abrazo grande y pasa buena semani!!!

La rana dijo...

Per me, Firenze è la più bella. C'è qualcosa di speciale

A ver, ¿ese tipo bajito es tu marido?

PASADLO BIEN!!!!!!!!!