Comunidad

Hago un paréntesis en el relato de nuestras vacaciones pues estuve estos días escuchando cosas realmente importantes que quisiera compartir con vosotros.

Todos sabéis ya que soy creyente pues no es ningún secreto, aunque a menudo me cueste reconocerlo ya que hoy en día no es fácil ser católico. Desde el momento en que lo dices parece que cae sobre tí el peso de todos los pecados de la Iglesia por los que debes responder, y no sólo eso, sino que además la imagen mental que aparece en la mente de la mayoría de tu auditorio al decir esta palabra suelen ser sinónimos como carca, beata, ñoña, santurrona, etc.

Qué dificil es hacer ver que se puede vivir la fe de otra manera, que se puede ser cristiano y al mismo tiempo vivir en el mundo y ser una persona moderna y "normal".
En fins, aún a riesgo de seguir aumentando mi caché de desfasada os diré que he estado escuchando a gente muy interesante.

Fe y Vida, la comunidad a la que pertenezco organizó un retiro estos días al cual estaban invitados representantes de la comunidad Alleluia de Augusta (Georgia, EEUU).
Se trata de una comunidad ecuménica, en la que conviven protestantes y católicos, cerca de 800 personas que tratan de seguir a Cristo bajo el mismo espíritu de las primeras comunidades cristianas.
Eran perseverantes en:
la enseñanza de los apóstoles,
la comunión, la fracción del pan y las oraciones.
Se repartía a cada uno según su necesidad.
Según nos contaron cada persona entrega su sueldo a la comunidad al principio de cada mes y después la comunidad reparte a cada uno según la necesidad.
Es algo que aquí en España no se ve mucho y que sin embargo, yo creo que es el futuro de la Iglesia.

En mi corta andadura por estos caminos, una comunidad de este estilo que conocí en España fue la de "Pueblo de Dios" en Huelva. Guardo muy gratos recuerdos de aquella semana que pasamos allí hace ya... pufff, la tira de años, fue cuando Pedro y yo comenzamos a salir... aunque esa comunidad merece su propio post, pero bueno, para que vieráis que existen comunidades como la de Augusta en España, aunque ciertamente no tan numerosas.

Total, que tenía un montón de cosas en la cabeza que quería compartir y ahora me he quedado en blanco, sin saber por donde comenzar...

No quiero dar sermones, no soy nadie para darlos. Sólo quería hablar de ello, quería no avergonzarme de lo que soy.

No se puede transmitir en unas líneas todas las emociones que te desbordan cuando estás en oración y sin embargo creo que hay que plasmarlo, para que se oiga, que hay más que cuatro locos por el mundo, que existen otras formas de seguir a Jesús hoy, y quizás alguien, al leer unas líneas sienta al menos curiosidad por saber, por conocer, no al Dios muerto que le enseñaron sino a un Dios vivo que habla de verdad.
Bueno, creo que lo dejaré aquí.
Sólo una pequeña pregunta por mera cursiosidad, ¿alguno de los que me leéis que no sois cristianos conocíais la existencia de este tipo de comunidades en la actualidad?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

24 comentarios:

Inma dijo...

No conozco este tipo de comunidades, pero Susana, no te niego que este tipo de cosas me asusta un poco.
Si alguien debe decidir cuanto dinero de tus ganancias necesitas para vivir, ya hay algo que no me cuadra. ¿No es mejor que en tu fe tú renuncies a lo que otros necesitan más que tú?
Claro que yo no tengo una fe que me apoye en estas decisiones.
Soy católica y decidí conscientemente una educación cristiana para mis hijos...pero digamos que de unos años para acá soy una cristiana más llena de dudas que de creencias.

Susana dijo...

Es cierto, otra de las cosas que asustan en esto de la fe y había olvidado mencionar es todo el tema de las sectas, el miedo a que te estén lavando el cerebro y ese tipo de cosas.
No creo que la comunidad esté hecha para todo el mundo, pero sí que deba existir como una luz en el camino, para que la gente la vea y diga aquello de "mira cómo se aman".
En el fondo es como un matrimonio, en el que tú no le dices al otro lo que quieres compartir con él sino que todo es de todos.

Aurin dijo...

Yo si soy creyente,y "practicnate" y estoy de acuerdo con Inma...
Es mejor, en base a tus necesidades,que seas tú quien repartas lo que buenamente puedas...;y hay que tener cuidado con eso...hay muchas sectas,que se encargan de vivir de la gente,que entrega su dinero con buena fe...

Shirat dijo...

Yo sí conocía estas comunidades, y debo decir que me pasa como a Inma. Eso de entregar mi sueldo y que otros decidan con cuánto tengo que vivir no me gusta nada. La idea es bonita, pero puede dar lugar a abusos por parte de quienes toman las decisiones.
No soy católica y me temo que tampoco muy cristiana. Me explico. Fui practicante durante años a pesar de que mi familia no lo es. Dejé de ir a misa a los veinte años más o menos, porque no terminaba de convencerme nada de lo que me contaban. Recuerdo que hablé con el párroco y le expliqué por qué no pensaba volver, un hombre muy abierto y comprensivo. Me dijo que yo era una agnóstica, y me explicó que los agnósticos no son ateos, que los agnósticos son buscadores de la verdad, y que sólo por estar buscando ya le merecía todo el respeto del mundo.
Me considero una persona espiritual en algunas cosas. Me gusta el silencio y practico la meditación. Hice yoga durante muchos años, pero ahora sólo hago meditación en mi casa, al amanecer. Dicen que rezar es hablar con dios y meditar es escuchar a dios. No lo tengo muy claro, pero a mí me gusta.
Respecto a tu situación como católica, te entiendo. Hoy en día el mundo católico no está bien visto. Demasiados escándalos y titulares. El hecho de que el nuevo Papa haya tenido algunos comentarios desafortunados no os ayuda lo más mínimo, pero siempre he creído que una comunidad de creyentes no la hacen sus líderes sino sus seguidores, y en ese sentido los católicos que conozco me merecen todo el respeto del mundo aunque yo no comparta sus creencias.
Buenoooo. Menudo comentario. Lo dejo aquí, porque podríamos hablar de esto mucho y no quiero enrollarme. Me parece un tema muy interesante.
Besos, Susana.

Candela dijo...

No digo na que ya sabes lo que pienso, pero pienso al igual que inma que nnadie es nadie para decidir cuanto dinero necesitas o no. SA lo mejor resultaque yo necesito mas tangas que el vecino o viceversa. No se, tiene cierto tufillo a secta desde el momento en que te esta imponiendo algo que en cierta manera coarta tu libertad, aunque sea capitalistamente.
Ayer te dedique un post en mi blog. Bueno mas a tus nenas...

Candela dijo...

El del zoo, se me olvido, pa que no tengas que rebuscar...

Candela dijo...

Estoy de acuerdo en todo lo dicho por Shirat. Yo debo ser agnostica. Ya sabes que me crie como protestante practicante, toda mi familia lo era, aunque hace ya muchos años que ninguno va a la capilla. Yo soy creyente, pero de ninguna religion. Sera que practico la religion de IKEA.

Susana dijo...

Ya leí el post del zoo Cadela, muy chulo. Muchas gracias por la dedicatoria. A mis niñas les hibiera encantado por muy cutre que fuera.
En cuanto a la comunidad, todos ponéis el acento en lo del dinero cuando yo creo que eso es lo menos importante. Para mí la verdadera deicisón sería la de formar una auténtica "comunidad" con otras personas y compartir todo con ellos: alegrías y penas y apoyarnos lo unos a los otros y todo es de todos, mi tiempo y mi dinero, pues todo lo que tengo me fue dado y nada es mío.
Un poco ese principio de la gratuidad y del desprendimiento poniendo siempre en primer lugar a los pobres.
No se, parece que si un oriental habla de desprenderse de lo material nos suena mucho mejor no?

Candela dijo...

No, no, yo a los orientales en temas de religion nunca me los he tomado en serio.
La idea de la comunidad esta muy bien si luego cada uno se va a su casa y dios en la de todos. La verdad es que a mi la palabra "comunidad" me suena a hippis fumando hierba y orgias las 24 horas del dia. Claro que yo soy muy mal pensada XD

Susana dijo...

Ahí, ahí le has dado Ruth. Completamente de acuerdo contigo. Es lo que yo pienso, que la imagen que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de comunidad es esa que tu dices. Por eso es tan necesario que existan más de las otras, para que la gente conozca de verdad a lo que me refiero, pueda verlas, sentarse a hablar tranquilamente, incluso usarlas como mucha gente usa los monasterios, que sin ser creyente (un poco como Shirat) se retira a reflexionar en paz, pues seas o no creyente esos sitios transmiten una serenidad inmediata.

Inma dijo...

Tienes razón en lo de que todos hacemos hincapié en el tema económico, pero es lo primero que piensas cuando lees una noticia de este tipo.
Quiero a los míos con todo mi corazón, y a veces os los mandaría en paquete certificado o los subastaría en Ebay. Ni te cuento demás familia, vecinos y conocidos.
Con esto quiero decir que no sé como podría aguantar a más gente en una comunidad. No tengo mucha fe en que estas cosas funcionen, aunque se sustenten en una creencia común.
En mi colegio había dos monjas que no se soportaban para nuestra diversión. No se hablaban y esto daba pie a situaciones realmente divertidas.
Nuestro espíritu es grande pero nuestras debilidades también.
¡Qué gusto cerrar la puerta de tu casa y dejar el mundo fuera!!!

Ana dijo...

Yo tengo mis dudas respecto a este tipo de comunidades. La idea es buena, pero no sé...como que no me acaba de convencer mucho la idea.
Respecto a lo de ser católico en el mundo de hoy, estoy de acuerdo contigo. Yo soy católica, no practico demasiado, pero soy creyente. Las dudas que tengo son respecto a la iglesia. He conocido gente estupenda que pertenece a la iglesia, pero he conocido a gente pésima, que no sé como se atreven a predicar.
Me molesta soberanamente que la gente catalogue o le dé determinados calificativos a la gente religiosa. Creo que se trata de una cuestión de falta de respeto y educación. besitos!!!!

anele dijo...

Opino como el resto.

Hay que dar un voto de confianza y suponer que sólo les mueve el altruismo y que van a gestionar el dinero adecuadamente, pero si toda la comunidad es tan generosa y desprendida, creo que ni siquiera seria necesario que nadie gestione el dinero, que bastaria con ir aportando a medida que fuese necesario. No sé, suena un poco raro; es como cuando eras pequeño, que tu madre te gestionaba tus ahorros.
Pienso que nos sobra madurez para colaborar, si formasemos parte de una comunidad de ese tipo.
Además, no creo que el tener algún capricho de vez en cuando esté reñido con la espiritualidad, así que llegado el caso me gustaría ver cuál es la actitud de ambas partes.

Lo que sí me gusta es que conviven 2 religiones, algo poco frecuente. Al menos demuestra más "limpieza" que otros grupos, que excluyen a todo lo que no consideran "adecuado".

De todas formas el principal problema de la Iglesia es la "cúpula", precisamente. Ni son los que mejor ejemplo dan, ni los más tolerantes, ni los más desprendidos. Cierto que una comunidad la hacen sus creyentes, como dice Shirat, pero por desgracia lo que llega desde "arriba" eclipsa en parte el trabajo de toda esa gente que se esfuerza. Una lástima. Y una suerte, porque si la iglesia se sigue sustentando es gracias a anónimos como ellos.

Buena idea lo de la comunidad, aunque me parece un poco utópico.
Ojalá me equivoque y siga funcionando por muchos años.

Inma dijo...

Sí, utópico es la palabra adecuada.

Susana dijo...

Gracias a tod@s. Da gusto con vosotr@s, pues a pesar de que muchos no creeis en nada de esto expresáis vuestras opiniones desde el más profundo respeto y eso os lo agradezco muchisimo. Es en la base de un diálogo abierto como este donde creo yo que está la clave del entendimiento.
Me uno a la palabra utópico, para mí es un piropo, siempre fuí muy utópica, espero no perderlo con los años.

Nadia dijo...

Hola Susana, yo soy atea. No sabía de este tipo de comunidades pero me parece que si el mundo funcionara así, y cada cual tuviese lo que necesita nada más y nada menos viviríamos en un sueño. No sé si los humanos somos capaces de tanta generosidad, pero me gusta pensar que es posible!

Elphaba dijo...

Yo llego tarde, como de costumbre. Me posiciono más o menos como Ana o como Anele. La idea me parece buena, pero soy escéptica en el sentido de que me parece que vivir para una comunidad así no puede funcionar de verdad. Somos humanos y al final siempre hay problemas de convivencia, roces, y mantener forzadamente esa situación de "todos nos queremos mucho" al final no se lo cree nadie. Otra cosa es como dicen por ahí lo de yo en mi casa y Dios en la de todos, respetar y que tratemos de ayudarnos y de hacer lo que es justo sin mirar a otro lado cuando alguien tiene una necesidad, que debería hacerlo todo el mundo. Pero me parece que es un asunto que debe dejarse en manos de cada persona, sin nadie que administre ni tus bienes ni tu solidaridad.
Las utopías están bien, y son una meta, siempre que no se pierda la perspectiva de la realidad y de lo que es posible aquí y ahora.

Nadie se debería de avergonzar de lo que cree, lo que no cree, lo que le gusta y lo que no le gusta, siempre y cuando no haga mal a nadie.

Susana dijo...

Completamente de acuerdo contigo Elphaba. La convivencia es dificil y esto no sería posible si Dios no estuviera detrás de todo, pero claro, eso o te lo crees o no te lo crees, ahí está la fe, no se puede convencer a nadie con palabras de que es algo real, hay que verlo, sentirlo.
Ah, y aunque vivan en comunidad cada uno tiene su propia casa (quizás no lo expliqué bien) ocupan un barrio de Augusta que anteriormente era de mucha pobreza, delincuencia y marginación, ahora el Ayuntamiento les llama para ver si pueden hacer lo mismo en otros barrios... jejeje (es cierto)

Riesgho dijo...

Me uno a la gran mayoría porque no conocia la existencia de esta clase de comunidades dentro de la religión católica. Pienso en algo parecido y me vienen los cuáqueros a la cabeza.
Creo que esta muy bien compartir todo, pero cuando es una obligación, la cosa ya no me agrada. Soy creyente y aunque hace años que no me sentia practicante, desde que empezó Alicia al colegio reconozco que vuelvo a estar cerca de la parroquia, aunque a años luz de lo que estuve hace 18 años.
Además no me queda otra que predicar con el ejemplo, porque no le voy a decir a mi hijas que la fé está bien y luego que no voy a misa
Pienso que debo de ser consecuente y actuar del mismo modo. Así que soy de misa dominical, aunque siempre dispuesta a echar una mano (por lo que siempre me meten en todos los fregaos, :))
Así que ya ves, por querer educar a mis hijas con los mismos principios que mis padres a mí, he vuelto a formar parte en la actividad de la parroquia, aunque tengo que confesar que no trago al párroco, jajaja.
Menos mal que él mismo reconoce que es un borde :P

Susana dijo...

Susana, tocaya, como te entiendo... por los hijos, por los hijos hacemos lo impensable... de hecho en todas nuestras reuniones siempre acaban saliendo... qué fe vamos a ofrecerles, qué lugar donde vivirla??? Un lugar realmente atrayente para los jóvenes, que no hay que esperar a tener un hijo o a estar ya con un pie en la tumba para dirigirte a Dios...

David dijo...

No sé cómo es que le dáis tantas vueltas... la biblia dice que los discípulos lo ponían "todo" en común, y en mi diccionario sólo tengo una definición para "todo", y es... todo :)

Anónimo dijo...

Hola Susana soy Luis Priede, he estado leyendo atentamente los comentarios de la gente y es muy interesante ver las inquietudes y temoresde unos y otros, en descargo a la Comunidad Alelulla de EEUU diré que solo pusieron en comun todos sus bienes los primeros 4 o 5 matrimonios,los que crearon la utopia, de comprar unos terrenos y ponerse a hacer casas y ha dar la posibilidad luego a los otros de iniciar el mismo camino, ahora al resto de los 800 miembros de la comunidad se les pide que compartan el 16% de sus ingresos, y es un grupo gestor de la comunidad el que se encarga de el reparto segun necesidades de paro etc, se supone q con el resto de dinero haces lo que tu quieras,cuando llegas a la comunidad segun contaban te dan una casa a unos precios de unos 60.000 euros (casa grande) y tu se la vas pagando a la comunidad a tu ritmo sin hipotecas con el banco ni nada, tambien contaban experiencias como cuando tiene una familia 1 hijo y los 10 siguientes al alta del hospital, las mujeres de la comunidad se turnan para levarles la comida a toda la familia y hacerles la colada, y el marido se tiene que ocupar solo de su mujer y de los niños..etc, todo muy interesante y que transmitia verdadera fraternidad...es utopico y bonito, en el mundo en que vivimos todo es sospechoso..pero en fin ojala alguien en algun lado pueda vivir su sueño,por otro lado todo esto lo digo para quitar hierro al asunto del dinero y apoyo a Susana en la importancia de poder ser fraternidad con otra gente y no sentirnos tan solos en este mundo en q vivimos.
besos

Susana dijo...

Hola Luis. Me ha hecho mucha ilusión verte por aaquí. Ya sabes que esta puerta está abierta siempre que quieras. Te agradezco mucho tu comentario pues creo que has aclarado muchas cosas. Y confirmo todo lo que dices al 100%

cloti dijo...

Te iba a comentar en alguna de las entradas de tu maravilloso viaje pero tengo que reconocer que ésta es mucho más golosa.
Yo presumo de ser la única practicante no creyente del mundo lo que tiene su parte positiva y su parte negativa. Lo de practicante es por la misma razón que Susana Riesgo o que Inma, decidimos que queríamos educar a nuestros hijos en el cristianismo y apoyarlos en sus catequesis, sus grupos e ir a misa. Y lo hago con muchísimo gusto al igual que participo en muchas actividades parroquiales o en el cole (religioso) pero yo no creo, y la mayoría de las veces eso me da pena porque al carecer de fe carezco también del gran apoyo que tenéis los creyentes a pesar de vuestras dudas.
Mis mejores amigos del alma, mis hermanos de corazón son Kikos y despiertan mi más sincera admiración porque aunque sé que puedo ser tan buena persona como ellos, o tan mala, o sólo puedo acudir a la razón, a mis amigos y a mi familia para consolarme y ellos sólo con su fe tiran del carro.
Bssssssssssss
Cloti