Vasquitos, Neskitas y el Olentzero a 6 grados.

Este año pedí a sus Majestades los Reyes Magos una escapadita "no se sabe donde no se sabe cuando" y me la regalaron incluso antes de la fecha. El destino indicado (que yo no conocí hasta que no me dijo mi Kerry una mañana: prepara tus cosas que nos vamos) fue Vitoria (ay, Amaia, hubiera querido quedar para conocerte pero apenas fueron 24 horas y nos dedicamos "sólo a nosotros").

Alguna vez habíamos ido a Vitoria pero siempre de pasada. Nunca a "hacer turismo" por la ciudad.

Llegamos sobre las 4 y media de la tarde, dejamos las cosas en un hotelito de la calle Dato (de lo más rococó... jejeje, no cabían más estatuas ni más recargamiento) y nos forramos bien de cazadora, bufandas y demás "artilugios abriguiles" que aqui los de la capi cántabra no estámos acostumbrados a los 6 graditos que había.

Después foto en la escultura del caminante (muy conocida y típica pero mira que era fea la jodía...ggg)

Y paseo hasta la catedral nueva.
Aquí foto arística. Me encanta la fotografía aunque ni mis conocimientos ni mi cámara me permiten muchas virguerías.
El parque estaba de lo más animado. Pista de hielo en el centro y un belén con figuras de tamaño natural por todo el parque representando las distintas escenas del Nacimiento de Jesús.








Después dimos un paseo por La Senda (siguiente foto artística) aunque no la hicimos entera porque son más de 3 Km.

Este paseo me recuerda mucho a la Alameda de Santander aunque sin cafeterías...

En cierto modo toda la ciudad se me hacía cercana, asequible.
Cuando conozco una ciudad siempre me imagino cómo sería vivir allí. Por ejemplo Madrid, a pesar de toda su oferta cultural es una ciudad que me ahoga, demasiado grande para mí, demasiado inabarcable... en Vitoria sin embargo, puedes ir andando a todos los sitios.

Pero... no tiene mar. Ay, mi mar... sin él no podría vivir.
Pero sigamos con nuestro recorrido.

A continuación parada en la plaza de la Virgen Blanca, centro neurálgico de la ciudad. Creo que en Semana Santa bajan a un muñecajo con una cuerda por esta plaza. Algo así me contaron unos amigos que tengo por Vitoria, aunque por lo que podéis observar no me empape mucho yo del asunto (Amaia... explicación, please)

Subiendo la cuesta que véis a la izquierda de la foto está la Iglesia de San Miguel y ya nos adentramos en el casco medieval, con sus calljuelas con nombres de oficios que representan cómo antes se organizaban las ciudades (el que se haya leido la catedral del mar o lo Pilares de la tierra o simplemente sepa algo de historia ya sabrá a lo que me refiero)

















La plaza de España, que me recordó mucho a la plaza Mayor de Salamanca (bueno, y a la de Madrid también) y el hombrezuco este que me dió un susto. No es más que un muñeco (en el país Vasco no traen los regalos los Reyes Magos sino el Olentzero, un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad)El día siguiente compramos los míticos "Vasquitos y neskitas" de la confitería Goya (que también tiene por cierto sucursales aquí en Santander) y alguna que otra compra navideña. Y justo antes de irnos vi una juguetería de la que me enamoré. Al verla pensé inmediatamente "tengo que hacerle una foto para ponerla en el blog"

Dedicada a tod@s vosotr@s por estar siempre ahí.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

20 comentarios:

Candela dijo...

Uy! Uy esos muñecos!!! Pa mi los quiero!!!

OLATZ dijo...

Vitoria es muy bonito....o bonita.......no sé que género ponerle.
Ese hotelito que dices....creo que ya lo conozco....tiene desde odaliscas a pelícanos tamaño natural.....mucho art decó , rococó y todo lo cocó que se pueda uno imaginar......pero está genial situado.
Esas escapaditas son vitales.
Ya veo que habéis disfrutado.

Inma dijo...

Has sacado fotos muy bonitas!!! La ciudad parece preciosa, tu marido es muy requeteguapo y esas muñecas para mí, que Candela lo quiere todo para ella!!!!

Anónimo dijo...

Ainsss yo tb me he quedado embobada con la foto de la juguetería
Blanche

Ana dijo...

Pues me ha gustado esa definición que hace Olatz de las escapadas.Vitales, si señor. La verdad es que lo hemos comentado miles de veces. Nos falta tiempo para nosotros mismos y para la pareja. Lo malo de estas cosas es que hay que dejar a los abuelos con el papelón, porque en mi caso es un papelón ya que son muy pequeños. Por eso nosotros no nos hemos estrenado en el campo de las escapadas, pero cuando los niños ya tengan un poco de sentido, como las tuyas, lo haremos, y le dejaremos la papeleta a la tía Mari, eh!!! que sé que me está leyendo....jejejeje. Bueno, me alegro de que os lo hayáis pasado bien. No conozco Vitoria, pero parece muy bonito. En cuanto a la juguetería, seguro que a más de una que yo me sé ,se le van a poner los dientes largos. Un besito Susi!!

KIRA dijo...

Oh Susana, lo que me gustan a mi estas escapaditas.... solitos, sin prisas, sin ruidos.... que bien lo pasasteis eh??? Muy bonita Vitoria, a nosotros nos gusta mucho viajar, a ver si organizamos una escapada por Santander y nos vemos... por cierto como se paren las niñas a tu Kerry.
Bsts

lanuor dijo...

Qué escapada más bonita...
Me han encantado todas las explicaciones y las fotos que has puesto. En casa viajamos poco, porque al ser cinco de familia, más el perro y el gato, sólo podemos ir a sitios muy concretos, tipo segunda residencia.

Ah! Yo también necesito vivir cerca del mar. Me da sensación de libertad y de espacio abierto.

Un abrazo!

Marga

Shirat dijo...

Ay Susana, qué pena!!

Bueno, ya habrá ocasión. La verdad es que ese día yo me encontraba medio griposa y estuve en casa abrigadita cuidándome.

Me alegro de que te gustara. El hotel ya lo conozco, es alucinante lo recargado que está, hay gente que entra sólo para hacerse fotos.

Lo de los dulces de Goya... mmmm, ahí me has dado donde más me duele. Soy totalmente adicta a los bombones de Goya, y los de Hueto eran la leche, pero tristemente Hueto cerró sus puertas el año pasado. Una pena, porque las pastelerías centenarias tienen un encanto especial, y en Vitoria cada vez quedan menos.

Un besito.

Shirat dijo...

Ah, por cierto. Lo del tío que descolgamos por la plaza de la Virgen Blanca es en agosto, en las fiestas patronales. Es el Celedón. Es un muñeco que baja desde la torre de la Iglesia de San Vicente hasta el balcón de una de las casas de la plaza. Allí se introduce el muñeco y sale un señor de carne y hueso vestido igual que recorre toda la plaza entre los empujones y achuchones de la gente que le espera hasta llegar a la balconada, donde lanza el chupinazo y comienzan las fiestas. No sé si me he explicado, es por no enrollarme mucho... lo ideal sería ver un vídeo. No sé si en youtube habrá algo... ya buscaré.

Lo que tiene delito es que no visitárais la catedral vieja. Ken Follet vino durante meses para escribir la segunda parte de Los pilares de la tierra. Aquí se le recibe como si fuera casi vitoriano, y se considera un honor que se basara en la catedral vieja para escribir su segunda parte. Mis paisanos son la monda para estas cosas. Por cierto, que se comenta que al señor le encantan el chuletón y el vino de la Rioja. No sabe nada, el tío.

CGR dijo...

Genial tu escapada, tus fotos y tu paseo pero esa juguetería... ¡Carayyyyyyyyyyy!

BLAS dijo...

Vitoria es una ciudad preciosa, a mi me encanta, es muy acogedora, como tu bien dices, pequeñita pero muy bien "aprovechada". Yo conozco a gente que vive allí y sí que se vive bién, sobre todo muy tranquilos, es un ritmo de vida distinto. Respecto a vivir sin el mar... Me crié en Cádiz, con vistas al paseo marítimo, veía pasar la luz del faro desde mi dormitorio por la noche a través de las rendijas de la persiana, y el primer año que me fuí a Madrid a estudiar lo eché de menos, pero luego te vas acostumbrando hasta que ya te has hecho a estar sin él. De Madrid, también es fácil enamorarse cuando vives allí, ya que te haces de una zona y es como una pequeña ciudad, apenas tienes que moverte de tus recorridos habituales. Yo he vivido en Madrid más de diez años y hay zonas de las que ni he oido hablar, pero la mía la echo mucho de menos, tiene un encanto especial Madrid cuando has vivido allí un tiempo, no te creas.

Aurin dijo...

Hola....
Pf,pásate por mi blog,te he dejado una cosita alli....
Besotes

Bertha dijo...

Me han encantodos las fotos y lo que esplicas de ellas, las figuras de Navidad, ¿que chulas? que envidia me das,je je.
Ve o que os lo pasaistes muy bien.

cloti dijo...

Ay, ¡el mar! te acostumbras como dice Blas, aunque yo tengo el recibidor de casa pintado de azul clarito y colecciono faros porque no puedo olvidar.
Vitoria es preciosa y una noche sin criaturas un lujo. Me alegro por tí.
Bssssssssssssss
Cloti

chema dijo...

yo estuve en vitoria hace dos años y me gustó mucho!! pero como por aquel entonces no tenía una cámara en condiciones, las fotos que hice las hice con mi móvil, y claro, son muy malas. me acuerdo muy bien de la plaza de la virgen blaca, y esa cuesta arriba que conducía a la iglesia... nuestro hotel estaba al lado del parque, al que íbamos a dar un paseo todos los días que estuvimos allí.
eso sí, me da la sensación de que vitoria tiene que ser una ciudad muy fría, porque estuvimos en agosto, y tenía que llevar jersey! :O
y las fotos que tomaste son muy chulas, no digas que no.

Raquel dijo...

Q bien una pequeña escapada en pareja, se ve que disfrutais cada momento.
Vitoria preciosa, Dani estudio alli dos años y la conozco bien. bs

Jassy dijo...

Que bonita esa ciudad, de ensueño eh? Y tus fotos artisticas estan muy buenas un poco mas de luz y lo bordas!
Si tuviera una niña ese escaparate no se me ecapa jajajaja
Besos mami gemela

Susana dijo...

Ves Amaia? Ya sabía yo que no me había enterado yo muy bien de lo del muñecajo. Será cosa de ir algún día a la fiesta en cuestión para que ya nunca se me olvide...
En cuanto a la catedral vieja, pues sí nos hubiera gustado ir a verla pero había que pedir cita con antelación así que... así tenemos otra excusa más para volver...

Luchete dijo...

Muy buenas compañera. Yo tuve la ocasión de conocer Vitoria hace dos años y cuado fuimos resultó se la semana grande, las fiestas de la "Virgen Blanca".. a la vez q veíamos a todo el mudno en plan fiestote, íbamos haciendo turismo por la ciudad, y lo cierto es q me sorprendió... la ví muy señorial y me enantó la Plaza de España... además me compré un gorrito así con la Ikuriña jejeje.... me encantaron tb los pinchos ytodo en general no sé, la gente me pareció muy hospitalaria...

Un abrazo compi y feliz semani!

Mª Carmen dijo...

Bueno a la tía Mari le encantará quedar con sus sobrinos Santi y Emma para darles muchos mimos...(y la pareja se pueda dar una escapadita). Sí que sientan bien las escapadas!! me ha encantado el reportaje, pero al igual que tú me he enamorado de la juguetería.

Bicos moitos y síguenos contando