Los deberes

Los deberes... puffff!

Desde que Susana comenzó 3º de Primaria parece que toda nuestra agenda familiar gira en torno a sus deberes (para desgracia de sus dos hermanas que aún no han llegado al temido curso).


"A casa pronto porque hay que hacer los deberes". "No, esto no lo podemos hacer porque hay que ir a casa para hacer los deberes"... y pobre de tí como no los tengas hechos porque al día siguiente notita al canto en la agenda de la niña: "Susana ha venido con los deberes sin hacer" que te sientes como si la reprimenda fuera para tí y se te suben los colores de una menera... (bueno, al menos a mí...)


El otro día leí este artículo en la página de Crianza en familia que ha hecho una amiga mía (y que de paso os recomiendo que visitéis) y como describe mucho mejor que yo mi opínión al respecto, os remito a él, y de paso os pregunto ¿Qué opináis respecto al tema?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Susana
Tengo un niño de 2 años por lo que aún no tiene deberes, y la verdad, espero que no los tenga en mucho tiempo. Estoy completamente de acuerdo, es continuar la jornada un poco más, y estamos hablando de niños! Que muchas veces entran antes en el colegio para que los padres puedan ir a trabajar, o salen después... y venga actividades extraescolares... pobres niños!
Además, ¿no es suficiente con el tiempo que pasan en el colegio para aprender? ¿De verdad? ¡Si pasan más tiempo al día en el colegio que en la universidad!
Gracias por arrojar un poco de luz porque a veces una se siente extraterrestre en su manera de pensar...
Inma

Susana dijo...

Gracias por tu comentario Inma. Pues habrá que ir diciéndolo y meter un poco de presión en los centros escolares para que cambien de actitud. Si nosotros los padres (y lo digo yo que también soy maestra) no nos pronunciamos en este aspecto pues seguirán como hasta ahora.

chema dijo...

bueno, los deberes tienen sus ventajas y sus inconvenientes, es un tema complicado... lo que tengo claro es que nunca me ha gustado que se llame o se mande notitas a los padres por nimiedades. los padres tienen bastante con sus propios problemas, y además de alguna manera han delegado en los profesores la misión de educar a los niños. para eso se les paga. claro, como medida coercitiva funciona. así los niños se portarán bien y harán los deberes, porque si no, nota al canto a los padres y bronca en casa. pero es un planteamiento erróneo. hablar con los padres debe reservarse para problemas importantes, en lo académico o en la conducta, y que sean una situación continuada, no un problema puntual como es que el niño no haga los deberes un día. a veces los profesores se acostumbran a hablar con los padres cada vez que el niño estornuda (yo lo vi muchas veces en mi colegio), y eso, como tú dices, es pasarles la pelota a los padres y quitarse ellos responsabilidad.

lanuor dijo...

Hola Susana
He leído tu post y estoy totalmente de acuerdo.
Hace muchos años que me planté y me negué a comprar los cuadernos de verano, porque se convertían en el suplicio de las vacaciones. Desde entonces, mis hijos, en septiembre vuelven al colegio con muchas más ganas y motivación. Vale la pena pensárselo con las tareas diarias. Mi hijo pequeño, ahora está en 2º de ESO y ya tiene bastante con preparar los exámenes que le ponen cada semana. Lo que más necesitan hoy en día los niños es tiempo libre.
Un saludo!

COILET dijo...

Ya te digo...

Bastante tienen con estar ahí metidos desde por la mañana hasta por la tarde, el mío cuando sale sólo tiene ganas de correr y jugar, que son niños!!!

BLAS dijo...

Cuando yo estudiaba, después del cole iba a mis clases de danza y de ahí a casa a la ducha y los deberes antes de cenar. Como muy tarde a las 10.30 estaba en la cama.
Me licencié y no tengo ningún trauma, al menos hasta ahora. Mi hermana, mis primos y mis amigos tampoco y su ritmo venía a ser parecido.
En qué han cambiado los niños de ahora? Mi madre ni se preocupaba por los deberes.
Ahora mi peque me viene con una carta de la profe diciéndome lo deberes que debe hacer, implicándonos a los papas para que se los expliquemos y los hagamos con ellos. A mi me parece genial, me encanta hacer cosas con mi enanillo, pero no acabo de entender bien la dinámica del tema "deberes". "Deberes" para quién? PAra los niños o para los papas?
Yo ya recibí mis reprimendas por no hacer las tareas cuando tenía que hacerlas, solo me faltaba volver a recibir reprimendas por no hacer la tarea de mi hijo.
En ese aspecto debíamos retroceder un poco a nivel "educación escolar" para que los niños se sientan ellos por sí mismos responsables de sus "deberes" y no echen siempre la carga de sus responsabilidades sobre las espaldas paternas y maternas.
Es mi humilde opinión, vaya.

Besos, Susana!

Susana dijo...

Totalmente de acuerdo Blas, son los niños los que deben ser responsables y protagonistas de su propio aprendizaje, que muchas veces con tanta muleta les hacemos dependientes del adulto, en lugar de fomentar su autonomía.
Yo creo que el problema es la edad a la que comienzan a poner deberes. Yo también iba al conservatorio y hacía los deberes y mi madre únicamente me tomaba la lección y esas cosas, pero vamos, que no recurerdo haber tenido deberes antes de 6º de Primaria cuando un niño ya puede ser consciente y responsable.
Yo he visto cómo ponen deberes hasta a niños de Infantil, y nada de investiga en casa sobre... sino fichas de las de siéntate y copia!!!! Yo creo que ahí es donde está el quiz de la cuestión, en la edad...

Susana dijo...

Siento disentir contigo Chema. A mí no me molesta que los profesores "me molesten" pero como ha dicho Blas yo creo que los deberes son una responsabilidad del alumno. Si me ponen a mí la nota, que quiere decir?? Que ellos ya saben que esos deberes no son adecuados a su edad y que ya saben que lo hará conmigo???
También creo que la responsabilidad de educar a los hijos no es de los profesores sino de los padres, y que quien pasa la pelota en muchas ocasiones son los padres dejando para la escuela muchas cosas que son de casa, pero también es simplemente mi opinión desde mi experiencia como madre y como maestra.