"Ratoncito Perez" vs. "El hada de los dientes"

Ayer a Susana se le cayó su primer diente.
Su primer diente!!!! Todos lo celebramos como si aquello fuese el primer paso del hombre en la luna.

Una de las sensaciones que aún gardo de mi infancia es aquella del diente colgando de un hilo y yo dale que te pego jugando con él con la lengua. Con ganas de que se cayera pero con el miedo de hacerme daño.

Y a mi madre diciendo:
- A ver, déjame ver.
- Mamá, pero no me lo arranques.
- Que no, que no.
Y raca, allá iba ella a pegar el tironazo, con tan mala pata que nunca lo arrancaba y yo que parecía como tonta y a al siguiente volvía a pegar.
- Mamá, que no, que me lo vas a arrancar.
- Que no, que te prometo que esta vez sólo lo miro...

Gracias a Dios, Susana ha salido más decidida que su madre y ella solita ha venido un día con el diente en la mano.
- Mamá se cayó el diente!!!!!

Con emoción lo pusimos bajo la almohada y a la mañana siguiente el ratoncito Perez había hecho su aparición, llevándose el diente y dejando un pequeño juguete (muy pequeño, porque el ratoncito es chiquitín y no puede cargar con algo muy grande).

Buscando por la red me doy cuenta de que lo del ratón de los dientes es una tradición de por aquí ya que por otras zonas lo que se lleva es el "hada de los dientes" que tiene hasta su propia versión en forma de muñeca Barbie y disfraces varios.

En esta página podéis encontrar el origen del hada de los dientes y en esta otra el del ratoncito Peréz

Termino con este post con un vídeo que he encontrado en youtube sobre el tema que me parece de lo más tierno.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

16 comentarios:

Ana dijo...

Es curioso, pero has descrito a la perfección mis vivencias infantiles con los dientes. Desde luego nuestras madres eran unas sádicas, jajaja, siempre intentando arrancar los dienes de cuajo!!
Te recomiendo que veas la peli de Kirstie Alley, titulada "el hada de los dientes".La verdad es que no es que sea un peliculón, aunque yo tenga debilidad por la actriz, pero es que es muy adecuada para que la vean tus niñas y tu si quieres pasar un buen rato. Felicidades a la desdentadilla!!! Qué mayores se hacen Dios!!

anele dijo...

Qué ilusión nos hacía mirar debajo de la almohada o encima de la mesilla, ¿verdad?
Lo mejor, en esta ocasión, ver la cara de tu hija a la mañana siguiente.

Riesgho dijo...

Me quedo sin dudarlo con el Ratoncito Pérez. En diciembre cuando fuimos a Madrid, paseando por una calle peatonal que desembocaba en la Puerta del Sol, descubrimos una placa en un edificio que ponia: Casa Museo del Ratoncito Pérez. Para nuestra desgracia estaba cerrado, pero nos quedamos con la gana de ver la primera casa donde vivio el famoso ratoncito.
Nada más venir, me puse a buscar información sobre el lugar, y resulta que es que el padre Juan Coloma, escribio un cuento para Alfonso XIII, cuando se le cayó su primer diente de leche y en esa historia se basa el museo. El ratoncito vivia por entonces en una caja de galletas en la confiteria Prats, en Madrid. Lugar donde ahora, han inagurado su casa museo. En cuanto volvamos a Madrid, pasaremos a ver tan singular lugar con las peques.
Te dejo una pagina donde hay información sobre el museo.
http://www.conmishijos.com/articulotiempolibre.php?id=1507

Muchos besinos y felicidades a Susana por ser tan valiente.

CGR dijo...

Creo que tod@s hemos pasado por esa experiencia de juguetear con el diente pero no atrevernos a tirar de él, jajajajja. Me ha encantado el cuento del ratoncito y la ostra y el video es genial, jajajjaja ¡Felicidades a Susana y que disfrute de su juguete!

Inma dijo...

Vaya...así q mi madre no era la única que engañaba y tiraba de mis dientes.
Se me ha quedado tan grabado que con mis hijos, según me decían que se les movía un diente yo corría en dirección opuesta. Nunca les quité ni uno sólo. Luis tuvo algún problema de diente empeñado en no caerse aunque venía el otro detrás...y lo llevé al dentista a que lo arreglara él, que es su trabajo no el mío.
Brrrrrrrrr
Y ahora parece que Luis quiere hacer odontología jajajaja

BLAS dijo...

Pues yo ni conocía la historia del hada de los dientes. Para mí siempre ha sido el Ratoncito Pérez, y mira que me he recorrido la geografía española de lado a lado y en diagonal. Qué ilusión me hacía cuando se me empezaba a mover un diente, y dale que te pego no me quedaba tranquila hasta que se me despegaba. Mi madre era de las que me decía que no me lo moviera porque me saldrían torcidos... Pero no había manera, allí iba yo con la lengua a hurgarme el diente hasta que plim!... Por la noche bajo la almohada y a la mañana siguiente siempre me encontraba chuches. De vez en cuando me daba por pensar cómo se las apañaría un raton para llevar semejante carga, pero mis padres se las apañaban muy bién con la fuerza de las hormigas para levantar no sé cuantas veces su tamaño, y que los ratones eran iguales ¿?. Y ¿para qué quería tantos dientes...? Para hacerse una casita... Pues menudo palacio debía tener ya hecho el ratoncito, vamos, ni Buckingham... Esa era mi mente infantil... Hasta que descubrí la cruda realidad toda a la vez: Ni ratoncito Pérez, ni Papá Nöel, ni Reyes Magos... Snif, snif... Pero resumiendo, a mi hijo no le visitará el Hada de los dientes. Aunque tenga el físico de Giselle Bunchen (más quisiera mi marido), donde se ponga el Ratoncito Pérez de toda la vida, no hay sitio para las hadas por muy majas que sean... Además, habeis visto esas cajitas de madera que venden con su mini-tapaderita hermética para guardar sus dientecitos...? En cuanto llegue la edad de las mellas dentales, le pillo una de esas, porque son chulísimas.
Y me voy a pillar el enlace de Riesgho, porque tiene muy buena pinta!

Bertha dijo...

Me he meado con el video del final con la dentadura del abuelo.
Yo con mi hijo, lo vivi muy divertido porque el primer diente, tuvo regalos por doquier, nosotros unos muñequitos del Goku, mi madre una nota diciendo que se habia portado muy bien y le dejo dinero, su tia y padrina, al saber la noticia le hizo un regalo, cada diente tengo una anecdota, a cual mas graciosa y dibbertida.

Bertha dijo...

A fue eL ratoncito perez?

KIRA dijo...

Que guapa esta Susana, sin su dientecito... y que carita de traviesilla que pone, jejeje
Muy bueno el video... pobre abuelo!!!
Quien no ha pasado por es increible experiencia de "no te preocupes que no te lo toco" jaja hay que ver las madres como son/somos pues yo aunque no le he estirado ninguno a mi hija mayor, si le he dicho la frasecita mas de una vez...
En septiembre hara los 9 años y aun cree en el raton, el cagatio, los Reyes Magos y en que su madre lo sabe todo,todo,todo... ains ains que poco me va a durar el rollo...

chema dijo...

al leer el artículo sobre el hada de los dientes he entendido lo que sale en el video de las monedas en el vaso, jejeje.
me acuerdo muy bien de cuando se me empezaba a mover un diente, y yo estaba deseando que se cayera, pero no quería forzarlo para no hacerme daño... y cuando al fin se me caía, qué ilusión encontrarme a la mañana siguiente debajo de la almohada una bolsa de chuches...

tali dijo...

Recuerdo cuando a Mario se le cayó el primer diente, este verano en Sotres... donde no hay ni una sola tienda para poder comprar un regalito...

SOLE dijo...

Ja ja, ¡que ilusión! Es curioso como un pequeño detalle, como puede ser la caida de un diente, te hace darte cuenta de que los peques crecen demasiado deprisa.
En mis niños de infantil, eso es señal inequívoca de que ya les queda menos para irse a primaria ja ja.
Recuerdo a Mario, un pitufo que no habia diente que no se tragara ja ja, y mira que decia estar atento para que no se le perdiera...
Besitos, guapa

Jassy dijo...

Sebi ya ha perdido...agarrate...4 dientes!! Y ya les conté que el Ratón Perez nos salio caro jejeje. Hay unas monedas muy bonitas en el Corte Ingles con la carita del mítico ratón, Sebi tiene una por cada diente jejeje
Un besito para Susana

Mª Carmen dijo...

Pues yo soy de la generación del Ratoncito Pérez..y en mi casa no era mi madre la masoca sino más bien mi padre que siempre estaba empeñado en quitarme el diente antes de que cayera por su propio peso. Y yo que soy una caguica pues eso no me gustaba nada. Lo que sí me gustaba era dejar el diente debajo de la almohada porque siempre había algún mimo a la mañana siguiente.
A Laura como todavía no le toca la caída de los dientes de leche...cuando le cuento la historia del Ratoncito Pérez, se los toca...y me dice que se le mueven un poquito (porque eso de que le dejen algo le gusta...)

Por lo demás que graciosa está tu niña con esa sonrisa (de vieja sin dientes)

Bicos moitos Susana

africa dijo...

Hola navegando,entre blogs he encontrado el tuyo y me parece de lo más interesante, el video encantador, me ha hecho reir de ternura, tengo una iña de 4 años a la que el ratoncit perez ledaun miedo espantoso jajjaja dice: mamá a que todavia me quedan muchos alos para que se me caigan los dientes?. Me gustaria si no te molesta entar de vez en cuando a mirar, me ha parecido muy acogedor este lugar, recibe un beso.
AFRICA04

Susana dijo...

Susana, he estado mirando el enlac que dices y precisamente nos vamos para Madrid y querría haberlo visto pero cierran justo domingos y festivos que son las fechas en las que vamos, así que en fins, otra vez será.
Sole y África quería daros la bienvenida al blog, me he apuntado los enlaces a vuestros blogs en mi lista de favoritos para no perderos y darme una vuelta yo también por los vuestros de vez en cuando... el círculo crece!!!!! jejejeje