Halloween

Lo primero que debo decir es que odio Halloween. Bueno, más que odiar Halloween odio esta manía que nos ha entrado a los españolitos de a pie de olvidar nuestras tradiciones para instaurar las norteamericanas ¿es que son mejores que las nuestras? y de instaurar otras ¿por qué las norteamericanas? ¿Por qué no hindús o africanas? ¿O las celebramos todas en un intento de unir todas culturas, o cada año nos acercamos a una... no se, pero esto de que nos intenten vender la sociedad norteamericana por los ojos me mata (una sociedad que por otra parte me desagrada profundamente con toda su hipocresía, su arrogancia...) En fins, que ni esta fiesta ni la del gordo vestido de rojo. Yo soy más de Todos los Santos y los Reyes Magos, pero....

Pero doy clases en un colegio que pretende ser bilingüe y entre los objetivos que tengo en mis clases de inglés, está el de acercarse a la cultura angloparlante y sus festividades.

Total, que me enrrollo. La noche de Halloween cuando llegamos a casa mi Kerry nos tenía preparada una sopresa. Entramos con las luces apagadas y el salón estaba decorado con calabazas iluminadas y unos banderines de Halloween. Hicimos palomitas y una sesión de cine de Halloween con "Heffalump y Winnie the Pooh en Halloween".

Para mí también había una sopresa: un sombrero de bruja tamaño "big size". En cuanto lo vi me acordé de nuestra amiga Elphaba y no pude resistirme a hacerme unas fotos de esta guisa.

Allí estábamos viendo la peli cuando llamaron a la puerta.
¿¿¿???? ¿Quién puede llamar a las 20:45? Pues eran tres niños que debían ser mejicanos de 8-10 años los dos mayores y una chiquitina de unos 3. Vestidos de "andar por casa" con una máscara de luchadores mejicanos el niño y las niñas con unas coronas de papel y la cara pintada. En el cuerpo llevaban como unas telas y unas bolsas de plástico para recoger chuches (bolsas que estaban vacías, por cierto).
Sus ojos se abrieron como platos cuando me vieron con el sombrero de bruja y aún más cuando al fin su bolsa se llenó con unas piruletas.
Se marcharon con un feliz Halloween en los labios.
He comenzado diciendo que odiaba Halloween, pero la imagen de estos tres niños, aferrándose a las tradiciones que vivían en su país, no de una forma "pija" sino familiar, los dos mayores cuidando de la pequeña y tan felices de encontrar por fin a alguién que sabía de qué estaban hablando... me enterneció muchísimo.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

12 comentarios:

Inma dijo...

Vivo cerca de un colegio inglés y en una zona muy tranquila. Desde hace unos 8 ó 9 años compro unos cuatro kilos de caramelos que caen íntegros.

Me parece una fiesta muy divertida para los niños. Esa tarde me vuelven loca y no hago más q abrir la puerta pero reconozco que me lo paso muy bien. Me pongo una capa negra y una careta horrorosa. Decoro mi jardín con calabazas y velas encendidas.

Y no creo q sea malo adquirir nuevas tradiciones, y es americana porque estamos hartos de verlo en las pelis...y yo no veo mucho cine africano. Ya me veo desnuda de medio cuerpo para arriba bailando nosequé. jajajaja.

Antes de Halloween yo no hacia nada especial. Salvo comer buñuelos.Y lo sigo haciendo jajajaja. Quiero decir que no he perdido nada, sólo he ganado.

Y todas las tradiciones empezaron alguna vez.

Candela dijo...

El viernes fuimos a tomar unas copas al bar de la esquina. Ya viniendo del trabajo, que es una carretera con casas residenciales (y de ricos) a ambos lados, habian muchos niños pidiendo el trick or treat. En el bar luego llegaron un grupo de estudiantes, lo que pasa es que aqui el halloween es mas una fiesta de "cualquier disfraz" como podrian hacerlo en febrero para los carnavales. Algunos estaban muy conseguidos, pero no iban de monstruos, excepto dos o tres de ello.
Habia uno vestido de Hulk Hogan, otro de Jack Sparrow, alguno de romano, un par de "indefinidos" y por supuesto las chicas a lo sexy: de marilyn y cosas asi.

Elphaba dijo...

Yo creo que adoptar esta costumbre no es hacer nada tradicional, ya que no hay nada de tradición en ello aquí, es tradición para ellos, y viene de una cultura que no hemos mamado por mucho que hayamos visto su reflejo en la tele. Es simplemente copiar y mal una costumbre. El problema es que se olviden las tradiciones que sí hemos tenido, ya casi extintas y para nada apreciadas por nosotros mismos. Me parece triste que no sepamos de dónde venimos y que adoptemos costumbres sin saber siquiera lo que son, en la mayoría de los casos. Me parece una pérdida de cultura en general. Creo que no se debe dejar que ser diluya ese legado, porque lo bonito del mundo es que seamos diferentes y mostrarlo a los demás. Tal como veo que está sucediendo no estamos ampliando, sino cambiando, y por tanto perdiendo.
No me gustaría que llegara un punto en que viajara y viera justamente lo mismo en todas partes. Ya me revienta lo suficiente ir a Londres y encontrarme un Zara y un Mango, jejeje.
Que conste que no tengo nada contra el Halloween, que por cierto me gusta, y lo he vivido gracias a mi familia inglesa, pero creo que no pinta nada aquí.

Elphaba dijo...

Por cierto, que menudo pedazo de buen gorro, jejeje.

Ana Cris dijo...

Hola

El año pasado me pillaron, pero este año tenía mis chuches preparadicas (y no iba ya en pijama como me ocurrió la otra vez), lo único que sólo vinieron un par de chavales de unos 10-12 años, por mi casa parece que todavía no hay mucha tradición...

BSOTS

Bettie dijo...

Muy bien, señorita. Creo que todas hemos firmado alguna vez como APS jeje. Será un placer contar con sus visitas.

Bettie

Ana dijo...

Bueno, pues yo creo que los americanos se lo montan muy bien a veces, sobre todo en lo que a fiestas se refiere. OOOOOOOOYYYYYYY, ¡como iba yo a disfrutar con las Navidades americanas con tanto adorno, muñeco, chimenea y canciones preciosas...!!!! Es verdad que debemos respetar nuestras tradiciones, pero un poquito de las de los demás sobre todo si son tan divertidas no está mal. Besos

Bertha dijo...

Aqui no se a visto nada de lo que contais, se aran en discotecas o tal vez en casa particulares, pero aqui por el vario nada?

Me a encantado tus fotos, muy original y ese marido con esa sorpresa, muy buena, je je.

Me a gustado lo que cuenta sobre los niños, la fiesta de Halloween no esta mal sin perder las nuestras propias.

yo misma dijo...

Cuando viene a Inglaterra esperaba ver algo de la tradición celta de las brujas, algo más auténtico que lo estadounidense, pero nop.. está empezando la fiesta de brujas con las calabazas, pero no se siente mucho. Este fue el primer año que semi disfracé al Bernardo porque fuimos a la casa de un compañerito del colegio. Yo amo los disfraces pero no me siento en nada cercana a esta tradición y no me gusta que los medios te metan ideas así por los ojos. El próximo año haré una fiesta de disfraces a mi estilo, para contrarrestar un poco todo esto.

chema dijo...

la verdad es que todo lo que yo no haya visto desde pequeño lo veo como algo nuevo que han metido con calzador en nuestra cultura.

pero bueno, si a los niños les sirve para divertirse, pues bien está. qué monas tus niñas con el sombrero de bruja!! :)

otra cosa buena que tiene lo del halloween es que es una época propicia para organizar concursos literarios de suspense/terror, como el que se hizo en el foro de trini, jejeje.

Shirat dijo...

A mí también me parece horrible eso de importar tradiciones americanas, es puro marketing. Hablan de globalización, pero yo lo llamo "anglobalización".

Susana dijo...

Estoy de acuerdo con muchos de vuestros comentarios, sombre todo me diento cerca del de Elphaba rompiendo una lanza a favor de nuestras tradiciones que se van perdiendo porque no tienen tanto marketing detrás. Por ejemplo la fiesta de la Magosta (o el Magosto, creo que se llama en Galicia ¿no Ana?) es una fiesta muy nuestra, ligada al otoño, que se está perdiendo y es una pena...