Segunda tarde de recuerdos


Hoy he vuleto a bucear en el baúl de los recuerdos y he rescatado un juego de ese armario que tantas veces abrí de niña. Cuántas veces habré jugado yo con mi hermano a tumbar y levantar los diferentes personajes.

Sé que ahora existe una nueva versión con una estética más actual. Pero ya no es lo mismo. Esas caras... ya forman parte de los amigos de mi infancia. Recuerdo perfectamente mis favoritas (me encantaba Philip, con esa mirada tan tierna) y mis "no tan favoritas" (Bernard con su enorme nariz y los ojos siempre tristes).

Susana también ha encontrado rápidamente a sus favoritas (Anita: rubia ella, con ojos azules...) y sus odiadas (Alfred realmente tiene una cara maléfica).

Irene ha disfrutado de lo lindo simplemente tirando todas las fichas abajo (que también tenía una satisfacción especial)...

Cuántos recuerdos... y aún tengo muchos más reservados. Un montón de cosas, tesoros guardados como oro en paño, esperando el momento de poder presentárselos, cuando tengan la edad suficiente para poder apreciarlos y disfrutarlos.

Los miro y pienso en las veces que me decía a mi misma: "cuando tenga una hija le enseñaré todas estas cosas, me gustaría tanto transmitirle todos esos momentos felices que yo pasé con este libro, este juego..." después llegará el momento e igual me tira el libro a la cabeza diciéndome que eso ya no se lleva, que estoy anticuada y soy del siglo pasado (lo cual es cierto)... pero de momento seguiré soñando y disfrutando de estas tardes de juegos y recuerdos en las cuales disfruto doblemente: disfruto con ellas y disfruto recordando, volviendo a sentirme como si fuera niña otra vez.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

2 comentarios:

Raquel dijo...

Es una maravilla poder jugar con tus hijas a los juegos q hemos jugado nosotras de pequeñas, es una pena q en la actualidad muchos niños solo sepan divertirse con el ordenador, la play o viendo la tele, no hay q perder "viejas costumbres" bss

Candela dijo...

Que bonito, Susana! y lo quemegustaba a m este juego aunque nuncame lo compraron. Yo jugaba en casa de los demas, y las Navidades pasada jugue con la primita de jay, Lauren, una preciosidad rubia de ojos zaules y seis añitos (ya va a cumplir los 7 este mes), y me lo ase bomba! Todas tenemos una niña dentro (pasate por mi blog, voy a poner una entrada de una muñeca que le hemos comprado a Lauren hoy, una pasada de modernidad!