Una tarde entre animales

Bueno, no sé cómo acabará todo esto. Esta es mi primera incursión en el mundo de los blogs. A ver que nos sale. Creo que comenzaré con un breve relato de nuestra visita al zoo de Santillana.

Los renos fue una de los animales que más les gustaron, estaban muy cerca y hasta pudimos tocarles. Tenían los cuernos suaves y recubiertos de pelo.

Siempre creí que el cuerno era una parte del cuerpo de los animales inerta y sin vida, pero estaban ensangrentados y con heridas.


Pero sin duda alguna la estrella de la visita fue la pequeña Juliana. Tuvimos la suerte de llegar cuando estaban dándole el biberón. En su casita tenía todo lo que un bebé orangután pueda desear: juguetes, un corralito, un colchón para dormir largas siestas, lianas para balancearse... y una ventana abierta a un montón de ojillos curiosos.

Después de la merienda a Juliana le cambiaron los pañales, aunque lo de soltar el biberón ya era otro tema...


- Mira mamá. Aquí hay otro mucho más grande!!!!

- Si, esa es su mamá.

- Hola mamaaaaaaá!!!!!!







- Mira Susana, has visto ese pájaro de allí?








- Jo, papá. Cuántos animales!!!!!










- Yo quiero una como esa!!!!!










  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios: