Tomorrowland


La semana pasada fuimos a ver esta peli que se merece un post sin duda alguna. Es una peli muy muy Disney, con todos los valores de optimismo, superación, creatividad, fantasía... marca de la casa.
Pero hablando desde una perspectiva de fe, a mí desde luego me ha tocado la fibra sensible porque a mí la película me estaba sonando a gritos un proceso de conversión.


Y quien lo haya vivido sabe sin duda de qué le hablo: ese momento de descubrimiento increíble, de una realidad que no creías posible. Abandonar tu casa, todo, porque quieres volver a sentirlo, volver a encontrarte en ese lugar.



La llamada de alguien que te hace el anuncio (habrá que inventarse un nuevo "pin" para anunciar el Evangelio sin duda alguna, uno como el de la película) que te muestra algo distinto, diferente, pero que en el fondo responde a algo que tú ya llevabas dentro, algo que llevabas tiempo buscando sin saber lo que era.


Aún me queda mucho para llegar a ser una gran Athena, una "reclutadora de soñadores".


También aparece en la película ese otro papel, del que vivió su momento de entusiasmo, de fe, de esperanza... y lo perdió, y se dejó arrastrar por el "lobo malo" como dice la película, dejó de creer que otro mundo es posible, pero ante el entusiasmo de una nueva vida, de una nueva historia que comienza, "se reengancha" a su antiguo ardor, vuelve al amor primero.

Son tantas las cosas que me ha hecho recordar esta película... ese mensaje de "Tú eres especial" "Tienes una misión que cumplir" "Tú puedes cambiar el mundo, marcar la diferencia".

Esta peli va el año que viene a la Cate seguro seguro... Me despido con la historia de los dos lobos y con mi recomendación total de que veáis esta peli. Tengáis la edad que tengáis.


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS